Salud: Consejos para pasar la ola de calor veraniega

Consejos para pasar los días de calor

En temporada de verano es muy importante tener en cuenta el calor y los efectos que pueden causar en nuestra salud. Anteriormente ya hemos hablado de las olas de calor, pero es importante hacerlo las veces que haga falta, ¡toda precaución es poca!

Durante esta época se incrementa los efectos asociados a la exposición a temperatura ambiental alta, como por ejemplo golpes de calor, insolación y otras lesiones en la piel; apareciendo más sofocos y deshidratación.

Así pues, es importante seguir los siguientes consejos:

  • Toma más líquidos de los que acostumbras (agua y zumo de frutas); no esperes a tener sed para beberlos. Se recomienda beber entre siete y ocho vasos diarios (aproximadamente unos 2 litros) ya que son necesarios para mantenerse correctamente hidratado ante las altas temperaturas u olas de calor.
  • Evita la ingestión de líquidos con cafeína, refrescos azucarados o bebidas alcohólicas, ya que te hacen perder más líquidos corporales y favorecen a la deshidratación.
  • Se recomienda comer ensaladas completas y fruta fresca. Evitar las comidas copiosas, así como platos calientes y los que aportan muchas calorías.
  • Permanece en lugares frescos, a la sombra y si es posible pasar al menos dos horas en un lugar climatitzado (centro comercial o biblioteca pública). Procurar mojarse la cara e incluso la ropa o tomar una ducha o un baño fresco
  • En verano, utiliza ropa ligera (sobre todo algodón) y con colores claros. Durante las horas de sol, si se sale a la calle, utiliza gorra o sombrero para protegerte del sol.
  • Evita exponerte al sol durante las horas de mayor radiación solar (entre las 12:00 y las 18:00h). Elige las primeras horas del día o por la tarde para llevar a cabo tus actividades al aire libre y deportivas.
  • Nunca te quedes en un vehículo estacionado o cerrado en pleno sol.
  • Cerrar las persianas de las ventanas durante las horas de sol. Por la noche, abrir las ventanas para que corra el aire y se refresquen las estancias.
  • Se recomienda refrescarse con duchas y toallas humedecidas. En la calle, se pueden aprovechar las fuentes para refrescarse la cara.
  • En caso de ver a alguna persona con algún síntoma de agotamiento por calor o por golpe de calor, procurar ponerla a la sombra en un lugar fresco y refrescarla: darle agua fresca, mojarla (manguera, ducha o bañera, toalla blanda), abanicarla y solicitar atención médica urgente.
  • Usa protección solar para la piel para evitar quemaduras.

¿Qué síntomas tiene un golpe de calor?

  • Temperatura corporal muy alta (por encima de 40ºC)
  • Piel enrojecida, caliente y seca (sin sudor)
  • Sed intensa
  • Pulso rápido
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Convulsiones
  • Somnolencia o pérdida de conciencia
  • Además de éstos síntomas habituales de un golpe de calor, la deshidratación también puede provocar calambres por la pérdida de sales minerales, agotamiento como malestar, dolor de cabeza y sed; y decaimiento y sensación de postración.

Grupos de riesgo

  • Gente mayor, especialmente el grupo por encima de los 75 años
  • Personas con determinadas circunstancias sociales: aislamiento, soledad, pobreza…
  • Personas con discapacidades físicas o psíquicas y limitaciones de movilidad o dependencia
  • Personas con enfermedades crónicas: cardiorespiratorias, diabetes, hipertensión arterial, enfermedades hepáticas, Parkinson, obesidad, carencia de peso…
  • Personas que toman medicaciones especiales: tranquillizantes, antidepresivos, psicotrópicos o diuréticos…
  • Bebés y niños menores de 4 años

¿Cómo tratar el golpe de calor?

El golpe de calor es una emergencia médica y requiere atención médica urgente. Por lo tanto, hay que avisar a los servicios de emergencias (112). Tan pronto se tengan estos síntomas o veamos que alguien los padece, conviene:

  • Parar lo que se esté haciendo e hidratarse bebiendo agua fría o líquidos frescos
  • Buscar y colocar al enfermo en una zona fresca, con sombra
  • Aflojarle o quitarle la ropa para airearle.
  • Si es posible, refrésquele con agua fria o hielo en la ropa y sobre todo en la piel en la cara y axilas.
  • NO le metas en la bañaera para enfriarle.
  • Si está consciente, poner al enfermo en posición estirado boca arriba o semisentado con la cabeza ligeramente elevada y ofrézcale abundante agua.
  • Si está inconsciente colóquele tumbado de lado, con las piernas flexionadas. Nunca de líquidos a una persona inconsciente.
  • Evitar el alcohol y la cafeína

En caso de estar ayudando a una persona que ha sufrido un golpe de calor, puedes seguir estos pasos pero sólo hay que darle líquidos frescos en pequeños sorbos si la persona está consciente y puede tragar correctamente.

Podéis encontrar más información en la Agència de Salut Pública de Catalunya (ASPCAT)


Fuentes:

¡Canal de Twitch! ¡Síguenos en el mundo gaming!

Otros artículos

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*